Una empresa de triple impacto es igual a buen negocio

May 21, 2020 | Cultura Organizacional, Empresas Conscientes, Responsabilidad Social, Sostenibilidad | 0 Comentarios

Una empresa de triple impacto es aquella cuyo propósito es ser útil a la comunidad y el medioambiente sin descuidar sus intereses empresariales. 

El objetivo de hoy es aportar a los líderes, una visión a mediano y largo plazo, presentando herramientas, conocimientos y experiencias propias y de referentes exitosos. 

Desde Beyond, nos dedicamos a impulsar el potencial de ser extraordinarios, tanto de personas como de organizaciones, buscando generar un impacto positivo en el ecosistema. 

Gracias a la alianza que tenemos con sistema B, nuestro trabajo llega a toda Latinoamérica. Sistema B es el movimiento que están liderando las empresas de triple impacto: económicamente exitosas, que aportan valor a la sociedad y al medioambiente. 

En la historia del ser humano ha habido cuatro eras que marcaron el desarrollo, el crecimiento de la economía, de las industrias y de las organizaciones:

  • La Era Agrícola que duró la mayoría de la existencia humana. Durante esa etapa de la historia, el crecimiento se mantuvo estable, con pocos cambios. 
  • La Era Industrial, que comenzó hace unos 200 años y produjo un pico en el desarrollo de tecnologías, de recursos económicos, ideas y conocimiento.
  • Hace unos 50 años inicia la Era de la Información en la que la tecnología ocupa un rol protagónico para el desarrollo. 
  • La Era del Propósito, a la que estamos entrando ahora, y que ya ha sido reconocida públicamente por gente súper tradicional y conservadora. Larry Fink, el CEO de BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, hace dos años envió una carta a más de 1000 CEOs que invierten en la empresa, expresando:

Una empresa que no sirva a todos los actores claves, fallará, porque le faltará la esencia, el núcleo; y eso es el propósito.

Las grandes consultoras como Mckinsey, Boston Consulting Group ya están midiendo el impacto que tienen estas organizaciones que se están enfocando en un propósito.

Esto también está relacionado con las empresas que generan triple impacto y la sostenibilidad que es la visión a largo plazo. ¡Generar un triple impacto es igual a buen negocio, en la era del propósito!

Cuáles son las oportunidades de la Era del Propósito 

Está medido que las empresas de triple impacto, con propósito, están generando:

oportunidades de una empresa de triple impacto

Los Millennials piensan que las empresas tienen que resolver problemas sociales y ambientales y están dispuestos a ganar menos, pero eligen trabajar en una empresa de triple impacto, responsable. 

Una encuesta de Ipsos, en Ecuador, nos hizo saber que el 90% de los entrevistados dicen que las empresas tienen que resolver los problemas que estamos enfrentando.

Las empresas con propósito también son más resilientes, sostenibles y está demostrado que alcanzar el triple impacto es igual a buen negocio. 

Hoy contamos con dos invitados de lujo: Carla Barboto, propuesta hace dos años como la empresaria del año en Ecuador, cofundadora de Pacarí y comprometida con el medioambiente. 

¿Por qué te interesaste en crear una empresa de triple impacto?

Carla Barboto

Desde pequeña estuve muy conectada con el campo, con la hacienda de mi abuelo. Luego fui a estudiar a Belmond, en EEUU, uno de los estados donde más consciencia tenían de reusar, reciclar y reducir. 

Todo eso fue sumando a lo que ya iba proyectando, para plasmarlo en una empresa con impacto. 

Luego, haber encontrado al compañero ideal. Desde un comienzo, nos propusimos crear algo que nos hiciera felices y que, a lo largo de los años, pudiéramos ver que hemos hecho un aporte a la comunidad. 

Así fue como nació Pacari, como algo que le diera sentido y propósito a nuestras vidas. 

Y nuestro otro invitado, Roberto Salas, un ejecutivo de empresas multinacionales. Nos conocimos queriendo organizar encuentros de diversidad para proponer una respuesta a los problemas sociales que emergieron en octubre en Ecuador.

Recién llegabas de Chile, después de 20 años de ejecutivo y después de esto, entraste como CEO del Consorcio Nobis, que es una de las empresas más grandes del Ecuador. 

¿De qué manera la sostenibilidad se ha vuelto importante en tu vida en tu camino empresarial?

Roberto Salas

El encuentro personal para poder capturar una convicción, no solo profesional sino también personal sobre los temas del desarrollo sostenible, empezó por coincidencia. 

Mi formación era muy cortoplacista, surgida de lo que nos hablaban en las universidades y en las empresas. 

Hasta que un día entré a trabajar al Grupo Nueva, en una de sus principales filiales que era el Grupo Amanco. El Grupo Amanco estaba empezando una transformación en Ecuador, en 1989. 

Ese primer día, después de 30 años, lo tengo aún fresco, porque a pocas semanas, me llegó una invitación. 

El dueño de la empresa, que estaba en Suiza, había sido delegado por las Naciones Unidas para organizar la Cumbre de la Tierra, del año 1992, en Río de Janeiro. 

Y me pedían que analizara, siendo Gerente de Proyectos, el documento que llegó a la empresa y diera un pequeño seminario para el equipo gerencial. Cuando vi el documento, se trataba de “la ecoeficiencia como el nuevo estándar de las empresas”.

Ese término, luego se popularizó a partir de la Cumbre de Río del año 92, porque fue la primera manifestación de las Naciones Unidas en la que junto al sector empresarial, trataban de desarrollar un nuevo concepto de empresa. 

La ecoeficiencia, en su nivel más primitivo, consistía en juntar las prácticas de salud, seguridad y medioambiente, en las empresas. 

Este concepto quedó tan claro en nuestro quehacer, que fuimos una de las primeras empresas que implementamos las prácticas de la ecoeficiencia.  Creamos indicadores que no existían, herramientas de medición, formas de capacitar a la gente…

Luego me ha tocado vivir toda una evolución. La práctica de la sustentabilidad en el mundo, al menos ha pasado por cinco etapas:

  • el inicio, la ecoeficiencia,
  • la incorporación de la comunicación y transparencia en esas prácticas, 
  • la responsabilidad social empresarial, es aceptada y reconocida,
  • entender mejor las cadenas de valor, para organizar mejor el triple impacto: económica, social y ambiental.
  • la incorporación de la gobernanza empresarial como parte de un modelo de sustentabilidad. 

¿Carla, de qué manera marcaste nuevos hitos disruptivos, a través de tu empresa?

Carla Barboto

Quisimos, desde el principio, aportar valor agregado al cultivo del cacao en su país de origen, donde no se hacía chocolate. 

Por otro lado, incorporar los sabores locales al chocolate, para que los latinoamericanos nos sintamos orgullosos de lo que tenemos. 

Ser respetuosos con los agricultores, a los que le pagamos el triple de lo que están acostumbrados,  y con el medioambiente local. De esta manera, logramos influir en toda la cadena, desde el productor al consumidor final, a través de un comercio justo. 

Pensamos este negocio, desde un principio, con conceptos disruptivos, no buscando tener solo beneficios sino que los beneficios se vean repartidos en toda la cadena de valor.

Y una cosa que nos planteamos es en hacer un aporte a la autoestima latinoamericana, que suele mirar hacia afuera sintiendo que ahí es mejor, colaborando con productos locales, a mejorarla. 

Roberto Salas

Dado que Pacarí es uno de los proyectos de emprendimiento más exitosos de Ecuador, me gustaría preguntarle a Carla…¿cómo puede orientar esta experiencia, a nuevos emprendedores para que puedan también, tener éxito? Y no solamente a crear un producto, sino también a una marca, conectada con el desarrollo sostenible, que ha servido para crecer, tener éxito y haber influido en la sociedad y el medioambiente. 

Carla Barboto

Lo primero que le diría a un emprendedor o a alguien que acaba de comenzar, que piense su propósito. Tener un propósito va mucho más allá de tener una empresa: alimenta la vida, alimenta al equipo y alimenta la cultura. 

Muchas empresas, cuentan con un departamento de responsabilidad social. Pero eso no es suficiente. Crear una cultura de propósito es darle alma a la empresa y eso es lo que se transmite. 

Al final, eso se retribuye también en ganancias en todos los aspectos. Como dice David, ¡el triple impacto es igual a buen negocio!

En una frase ¿cuál es el propósito de Pacarí? 

Carla Barboto

El propósito de Pacarí es ser el mejor chocolate para el mundo, involucrando a toda la cadena de valor de una manera respetuosa, valorando el trabajo de los colaboradores, la confianza del consumidor y respetando el medioambiente, ya que utilizamos productos orgánicos y biodegradables.

Y, si me permites, me gustaría hacerle una pregunta a Roberto. ¿Cómo haces para que esa cultura de sostenibilidad que tú tienes, pueda ser distribuida en toda la cadena de una empresa tan grande como la que lideras?

Roberto Salas

El propósito de Nobis está muy identificado con el perfil y la aspiración de su fundadora y principal líder: “Emprender y generar progreso para El Ecuador”. 

Esa cultura del emprendimiento, de generar valor no solo a la empresa sino también para él país es lo que ha provocado que Consorcio Nobis, haciendo gala a su primera palabra que la muestra como una serie de compañías con gran diversidad, tenga una virtud y un desafío: 

  • Puede tener una diversificación del riesgo, al estar en distintos sectores, con cinco negocios operativos, lo que suma oportunidades. 
  • El desafío es poder armar un mismo concepto de valores y prácticas en todas las áreas. Hay valores que deben ser consistentes con el propósito cultural empresarial 

Valores innegociables son, la sustentabilidad y las prácticas de gestión de riesgo y al ser tan diversificada la organización, se requiere de un gobierno corporativo más robusto. 

¿Cómo estás logrando que esta cultura de sustentabilidad se mantenga en ese contexto?

Roberto Salas

El Consorcio Nobis, por la característica de su fundadora, que es muy visionaria y pragmática, ha desarrollado un gobierno corporativo bastante diferenciado del promedio. 

Ha sido pionero en desarrollar las mejores prácticas en este sentido, justamente por esa consciencia empresarial. Si eso no se tiene, es muy difícil crecer sosteniendo los pilares fundamentales. 

Las empresas que han tenido esa visión y se han preparado, sin saberlo, para un esquema como este, pueden tener un mejor desempeño en estos momentos.

¿Cuál es el futuro del triple impacto y cómo se lo puede implementar a todo tipo de empresas?

Carla Barboto

Creo que las empresas van a cambiar porque, ante el COVID, todos hemos visto nuestro lado personal. El futuro es replantearse hacia dónde vamos como seres humanos y una empresa de triple impacto es empresas más consciente. 

La forma para implementarlo en las empresas es, indudablemente, a través de la concientización de las personas. 

¿Cómo te imaginas en los próximos diez años, Carla? 

Nos vemos como una empresa mucho más grande de lo que somos, teniendo una mayor participación en los países que ya estamos, impartiendo nuestra cultura, siendo una empresa ecuatoriana exitosa en otros países, compitiendo con los grandes, para poder cambiar a los grandes. 

Roberto, si pudieras hablar con el que eras hace 20 años ¿qué le recomendarías? 

Persevera, porque vale la pena y lo vas a necesitar. Personalmente, he desarrollado un propósito, una misión que descubrí hace unos cinco años.

Luego de una carrera de ejecutivo, muy operativa, me planteo cómo aprovechar todo ese conocimiento y experiencia, y poder sintetizarla, para ayudar a acercar el desarrollo sostenible a la práctica gerencial. Ayudar a que esa práctica en el esquema social ayude a una mejor toma de decisiones, sobre todo en empresas privadas y ojalá, también públicas. 

Creo que los gerentes jóvenes van a ser los responsables de una gran diferencia en la gestión empresarial. Por lo tanto, el aporte que alguien pueda darle desde la experiencia, es algo que quisiera poder dejar como contribución. 

¡Gracias, Carla, gracias Roberto, por esta generosa contribución! 

Si has llegado hasta aquí y deseas evaluar tu liderazgo de triple impacto, te invitamos a hacerlo a través de esta encuesta personal. 

David Lamka es autor del libro “Las 5 virtudes del líder transformacional”, speaker internacional, co-fundador de Beyond – be extraordinary y se dedica a impulsar a las empresas y personas a desarrollar un liderazgo transformacional para evolucionar y lograr enfrentar los cambios actuales. 

Si quieres saber más puedes visitar nuestra página web www.beyond.ec y si te interesa comprar el libro de David que será publicado en junio 2020, déjanos un comentario y te contactaremos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest