El amor en los tiempos VICA

Mar 28, 2022 | Transformación personal | 0 Comentarios

el amor en los tiempos VICA

Estamos viviendo en entornos VICA. ¿Habías escuchado este término? 

Puedes oír este acrónimo en el mundo de los negocios, en la política y en la tecnología. Significa tiempos Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambiguos. 

Pero, ¿te has preguntado qué implica vivir el amor en los tiempos VICA ? 

¡Aprovechemos el mes internacional de la mujer para adentrarnos en el mundo de las parejas, las mujeres y, de forma más amplía, en la consciencia femenina! ¿Nos acompañas?

La consciencia femenina viene a enseñarnos mucho y este artículo -escrito por una pareja-, busca compartir algunos aprendizajes personales sobre esta consciencia que, esperamos te puedan inspirar.

En el mundo, aproximadamente entre el 20% al 70% de las parejas casadas se separan y el 65% al 80% engaña a su pareja.

Al parecer, los modelos anteriores -religiosos, culturales o legales-, ya no son aptos para muchas de las transformaciones que estamos atravesando. Lo que nos invita a ser llamados a crear nuevos modelos de relaciones amorosas que nos generen felicidad, que nos permitan crecer en forma individual y profesional y, al mismo tiempo, respeten al ser humano y al planeta. 

¿Te unes a este desafío de reflexionar juntos?

Un poco de historia sobre el amor

Según la gurú de relaciones de pareja, Ester Perel, los seres humanos tenemos dos necesidades claves que pueden, a veces, parecer opuestas. Sin embargo ambas son claves para nutrir una relación amorosa sólida y duradera:

  1. La seguridad emocional de estar juntos.
  2. La libertad e independencia personal.

Queremos…

  • Seguridad emocional: estar confiados en que nuestra pareja no se va a escapar  y sentirnos en casa, como en un nido seguro. 
  • Apoyo incondicional cuando nos baja la energía.
  • Lo reconocible: lo que es familiar, conocido, cercano, íntimo, predecible y confiable. 

De hecho, esta es la definición histórica del matrimonio: dos personas que se apoyan y se comprometen y, en algunas culturas, hasta que la muerte los separe.

El camino para lograr esta seguridad es generar confianza con nuestra pareja al compartir valores esenciales, comunicar saludablemente las necesidades, fomentar y respetar acuerdos que dan sentido a los dos.

Sin embargo, una vida solo segura, es monótona y rutinaria. 

Con el tiempo, las relaciones suelen perder vitalidad e ignoran por completo que el ser humano también tiene otro impulso igual de fuerte que la necesidad por seguridad.  

Que también es preciso vivir las emociones en libertad e independencia para poder explorar lo desconocido y lo distante. Sentirse vivos, auténticos, apasionados y brillar al cumplir con nuestros sueños de ofrecer al mundo nuestros talentos. 

Tener espacios donde sentirnos admirados e importantes en los ojos de otros, nos llena de confianza y autoestima. Deseamos vivir y explorar el mundo, a veces con romances, pero no necesariamente. 

Entonces…

¿Seguridad emocional o libertad e independencia?

Lo importante es reconocer, aceptar y validar el deseo de sentirnos libres para ser y cambiar. Parte de nosotros siente placer y atracción por toda la abundancia que ofrece el mundo. Esta es la necesidad intrínseca del ser humano que la era VICA vino a despertar, como nunca. 

El gran desafío actual de las parejas está en reconocer estos dos impulsos, aceptar que ambos son claves para la felicidad y el crecimiento personal, y también aceptar que es un “arma de doble filo”. Pueden fortalecer la relación y llevarla a otro nivel de amor y felicidad, o acabar con ella. 

Si una pareja se enfoca exclusivamente en la seguridad emocional, entonces es muy probable que uno de los dos, o los dos, en algún momento, vaya a querer algo más que no está encontrando en la seguridad de su hogar. Como por ejemplo: viajar, mudarse de país, cambiar de carrera, iniciar un camino de crecimiento espiritual o personal, emprender un nuevo proyecto, tomar cursos… 

…desarrollar nuevos talentos, coquetear con otros para sentirse atractivo, tener una experiencia sexual con otra persona del mismo sexo, del sexo opuesto o varias personas a la misma vez. 

La lista de posibilidades es sin fin, aterradora para algunos e inspiradora para otros.

¿Cómo creamos un nuevo modelo de relación amorosa?

Uno que permita reconocer el cambio profundo y la libertad que desea cada individuo, además de su necesidad de cuidar y mantener la seguridad emocional? 

Hablando con muchas y diversas parejas, nos percatamos de un patrón que cada día está tomando más fuerza y sacudiendo las relaciones. Al inicio de las relaciones comprometidas, ambas parejas están satisfaciendo ambos impulsos: encontrarse con lo nuevo y emocionante y, a la vez, visualizando y sintiendo el potencial de seguridad que podemos encontrar en el otro.  

Con el tiempo, lo nuevo de la relación se convierte en rutinario y cómodo. Cada persona parece entrar en diferentes fases que pueden o no complementarse. Como por ejemplo, la mujer que se queda embarazada suele sentir una profunda necesidad de seguridad y estabilidad, para preparar el nido. Si el hombre está conectado con la paternidad, probablemente siente el mismo impulso por crear seguridad para su familia.

Sin embargo, estos impulsos personales fluctúan a través del tiempo y rara vez de forma sincrónica. Una parte en la relación puede encontrarse sumamente desmotivada en el trabajo y en la vida en general, lo cual puede despertar una mayor propensidad a buscar nuevas aventuras y experiencias que despierten la vitalidad. Mientras que la otra puede sentirse muy cómoda y a gusto en la zona de confort y su impulso es mantener la seguridad emocional que su relación le otorga. 

Estos mismos estados pueden fácilmente revertirse en el tiempo a partir de las inesperadas dinámicas de la vida y los sucesos que despiertan los grandes cambios. Las experiencias de cambio pueden gatillar un nuevo impulso, como las pérdidas, cambios de trabajo, inestabilidad económica, mudanzas, las enfermedades, los hijos que dejan el hogar, las pandemias, las guerras, la infidelidad del otro, entre otros.

Es imposible saber cómo vamos a sentir y reaccionar con cada suceso de la vida. El mismo suceso nos puede disparar, a ambos, en direcciones opuestas. Esta misteriosa polaridad y tensión que se genera, despierta inseguridades y miedos por razones distintas. 

Uno, sentir temor de ser abandonado, perder su piso o su seguridad y caerse del nido. El otro, el miedo al rechazo por sus impulsos, sentirse atrapado y estancado en una situación que no lo inspira y el temor de lastimar al otro.  Estos dos temores se alimentan entre sí, y a la vez, si todavía hay amor, ambos suelen tener el mismo miedo de perder al otro.

Cuando uno teme ser abandonado se vuelve aún más dependiente del otro y comienza a exigirle más: “dame más atención”, “nunca me abrazas”, “no me preguntas sobre mi día”, “no haces lo suficiente por mí.” 

Entre más se aleja mi pareja de mi, entre más límites y espacio me pide, más inseguro, desesperado y con mayor necesidad me siento.

Cuando uno teme perder su libertad quiere más espacios libres, más aventuras, más distancia de su pareja. «No me escuchas, no respetas mis deseos y mi espacio, me asfixias, necesitas demasiado de mi, enfócate en ti mismo, es demasiada presión.» Entre más me pide el otro, más agobiado me siento y más espacio quiero.

En fin, esta interacción se vuelve un círculo vicioso. Uno quiere sentir más presencia y el otro, más apoyo a su libertad y crecimiento. 

Sin embargo…

¿Cómo puede una persona sentirse segura y apoyar a su pareja en hacer algo nuevo, cuando eso que es nuevo, lo amenaza?  

¿Cómo puede uno ofrecer su presencia y seguridad cuando siente que esto le está ahogando?

¿Codependencia, Independencia o Interindependencia?

Esto que puede suceder en una pareja, es un suceso micro que refleja el mismo fenómeno a nivel macro, como historia de la humanidad. Sistemas de dominio y opresión conllevaron a una cultura que cultiva la codependencia y ejerce control a través del miedo,  la culpa y la vergüenza, oprime la energía sensual /sexual y establece un sentido de pertenencia del uno sobre el otro. Es decir, el sistema de dominio busca coartar la libertad, el libre pensamiento y perpetuar un sistema de dependencia. 

¡Tu eres mía(o)! 

Llegamos a pensar que, como pareja, tenemos el derecho de limitar la forma como el otro interactúa con el mundo y hasta consigo mismo. Limitamos sus relaciones con amigos, juzgamos como baila, como habla, como se ríe, como entra en contacto con otros. 

Justificamos nuestros celos, posesividad y envidia como algo normal y con el fin de proteger a la pareja.  En ciertos casos más extremos, sentimos el derecho de determinar si puede trabajar y qué tipo de trabajo es apropiado, negamos sus deseos y aspiraciones e incluso podemos llegar a la agresión, el abuso y la violencia por ejercer nuestro poder sobre él/ella. 

Esta dinámica de control y opresión de la libertad es experimentada por ambos sexos.

Sin embargo, es evidente e innegable que históricamente y en la mayoría de las culturas, las mujeres son quienes más opresión y violencia han experimentado por este sistema de dominio. 


Porque, en lo profundo, la memoria patriarcal que vive en todos nosotros, teme profundamente a la energía femenina. 

La energía femenina

La energía femenina es la que abraza, es espontánea, creativa, emocional y ama a todos. La consciencia femenina se inspira por el placer de los sentidos, la comunión, la intimidad, la sensualidad y la magia. 

¡Ojo! Cuando nos referimos a la energía femenina, no nos referimos a las mujeres. En cada ser humano -hombre o mujer-, existe una conciencia femenina, con características que representan un lado más sensible, emocional, relacional, intuitivo y creativo. 

Si eres un hombre que acaba de leer que en ti existe un lado femenino y esto te incomoda, si  te genera rechazo y hasta enojo, entonces acabas de experimentar las consecuencias de un sistema de dominio que exitosamente te desconectó de tu propia feminidad. Es decir, parte de ti, una parte muy hermosa, está siendo negada y apagada. 

Esa parte que reclama ser vista, aceptada y abrazada por ti, es tu lado femenino.

La energía femenina en tiempos VICA

el amor en los tiempos volátiles

También resulta que esta era VICA (Volátiles, Inciertos, Complejos y Ambiguos) es femenina. Es decir que para navegarla con mayor éxito, necesitamos ver, aceptar y abrazar la consciencia femenina.

Entonces regresemos a nuestra pregunta inicial. ¿Cómo creamos un nuevo modelo relacional en los tiempos VICA? 

Proponemos algunos pasos importantes en este proceso de transición y transformación:

  1. Validar y honrar la consciencia femenina y su aporte en la construcción de un mundo más amoroso, compasivo  y humano.
  2. Aceptar que en mí existen aspectos femeninos y masculinos. 
  3. Aceptar vivir en un terreno nuevo donde no hay certezas y el cambio es constante y bienvenido.
  4. Aprender a comunicarnos de forma vulnerable y transparente, con valentía para expresar nuestros deseos, anhelos, miedos e impulsos. 
  5. Aceptar que existen dos impulsos: libertad y seguridad en cada ser humano y que estos pueden cambiar sin previo aviso. 
  6. Soltar la idea anticuada de que mi pareja me pertenece y que puedo controlarlo/a.
  7. El mejor regalo que puedo ofrecerle a mi pareja es dedicarme a mi desarrollo personal para percibirme y sentirme como un ser completo, íntegro y en plenitud.
  8. Aceptar que mi pareja no es mi media naranja; somos dos naranjas que pueden juntos crear un jugo delicioso.
  9. Dejar de responsabilizar a mi pareja por mi felicidad y aceptar que ese poder solo lo tengo yo.
  10. Reconocer que la clave de las relaciones son los acuerdos que reconocen las necesidades de ambas partes.
  11. Aceptar que esos acuerdos se hacen y rehacen en el tiempo.
  12. Reconocer que todo está cambiando y que si me aferro, si me apego a los modelos del pasado, el periodo de dolor y sufrimiento será mucho más extendido.

El cambio es una realidad, te invitamos a asumirlo.

Tú no eres el único que puede estar sintiendo vértigo y pavor por todo lo que se despierta en esta nueva era VICA. Todos estamos montados en el mismo barco, atravesando las mismas tormentas. Lo estamos evidenciando en todos los espacios que interactuamos, a nivel político, social, económico, empresarial y claro, en las relaciones humanas.  Y aprender a vivir el amor en los tiempos VICA es un nuevo desafío que nos toca enfrentar.

¿Cómo lo quieres vivir? ¿Peleando contra corriente o abriéndote al encanto de la energía femenina…

…esa que puede volar libre y, al mismo tiempo, sabe que puede regresar al nido seguro que ha construído con consciencia e intención?

Luego de mirarnos, concluimos que si le ponemos respeto y responsabilidad…

…y le agregamos el condimento de crear cada día una obra de arte en la que podamos ver brillar una parte de lo que somos…

…con solo enfocar esa obra de arte al bien común, estimo que podría sentir que mi vida está dejando una huella colorida a esta creación divina, a la que fuimos invitados a ser parte.

Aprovecho agregar que en este momento nadie es realmente experto en las relaciones de pareja, ya que no existe una receta universal o un manual actual que permita garantizar que las relaciones perduren en el tiempo. Las reglas, las formas y estructuras se están destruyendo y reconstruyendo a diario. 

¿Quiénes somos?

Nuestra expertise como pareja se encuentra en apoyar, observar y aprender de los procesos de desarrollo del potencial humano. 

En Beyond Be Extraordinary trabajamos con individuos, parejas y organizaciones de forma profunda, lo que nos permite ser testigos de los movimientos que ocurren a nivel micro y macro. 

Compartimos con nuestros clientes a diario numerosas herramientas de auto-sanación, autoconocimiento, comunicación y empoderamiento que hemos puesto a experiencia durante nuestros 9 años de matrimonio y nuestros 35 años -comunes-, como profesionales. 

Y por qué no pensar a la pareja como a un organismo vivo en constante evolución y a la otra parte, simplemente como un “impar” que nos reta a diario a conocer y amar.

Si algo en ti se movilizó al leernos y percibes que podemos acompañarte en este proceso de transformación, no dudes en contactarte con nosotros.

Desde Beyond, nos dedicamos a impulsar el potencial de ser extraordinarios, tanto de personas como de organizaciones, buscando generar un impacto positivo en el ecosistema. 

Gracias a la alianza que tenemos con sistema B, nuestro trabajo llega a toda Latinoamérica. 

Las empresas que conforman este movimiento son económicamente exitosas y aportan valor a la sociedad y al medioambiente. 

También deseo que seas parte del grupo exclusivo de Linkedin Liderazgo transformacional LatAm, donde podrás aportar con tu experiencia y preguntas sobre liderazgo en tiempos de transformación 

¡Gracias por habernos acompañado una vez más!

David Lamka es autor del libro “Las 5 virtudes del líder transformacional”, speaker internacional, co-fundador de Beyond – be extraordinary y se dedica a impulsar a las empresas y personas a desarrollar un liderazgo transformacional para evolucionar y lograr enfrentar los cambios actuales. 
Descarga GRATIS el primer capítulo o compra aquí el nuevo libro “Las 5 Virtudes del Líder Transformacional”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest