Cómo pasar del qué me importa al entusiasmo

May 6, 2020 | Liderazgo Transformacional, Propósito | 0 Comentarios

Pasar del qué me importa al entusiasmo, es una tarea que involucra todo el ser para un líder que enfrenta los desafíos actuales.

Pero…¿de qué estamos hablando, exactamente?

Ante los retos que nos imponen los cambios vertiginosos a los que nos está llevando esta sociedad global, toca plantearse cuál es la postura a adoptar. 

El objetivo de Beyond es que los líderes tengan un mejor impacto social en el ecosistema y que se vuelvan agentes de más cambio.

Y el propósito de este espacio, generar comunidad a través de temáticas de liderazgo transformacional, compartiendo herramientas, conceptos y vivencias de líderes de toda Latinoamérica. 

Este estudio es fruto de mis 13 años de trabajo acompañando líderes. Estudiando su comportamiento, he descubierto que hay 5 pecados y 5 virtudes que hacen que un líder sea un líder transformacional, y no simplemente un jefe. 

A causa del distanciamiento social impuesto tras la pandemia, más del 50% de las empresas están teniendo problemas en pagar los sueldos, aumentan sus deudas, disminuyen las ventas. Es un tiempo muy desafiante para todas las empresas

Por otro lado, tendremos que sobrellevar nuevos retos, como los que llegarán con la automatización y la inteligencia artificial. Muchos empleos dejarán de existir: contadores, vendedores, pilotos serán los primeros en perder sus trabajos. Deberemos reinventarnos. 

La necesidad de alcanzar la sostenibilidad en el uso de los recursos del planeta antes que sea demasiado tarde, nos obliga a grandes cambios en nuestros usos y costumbres. 

Una consecuencia inmediata es la limitación del uso de energías contaminantes y su relación con las formas del trabajo, que tenderá a ser menos presencial.

Como líderes necesitamos pasar, urgentemente, del qué me importa al entusiasmo, frente a estos retos. Si pretendemos dar vuelta la cara ante los cambios, perderemos la ocasión de beneficiarnos con las oportunidades que se presentan. 

Qué hacen los líderes de hoy para adaptarse a estos cambios

Un líder transformacional tiene que tener muy claro su propósito de vida. Es lo que le ayudará a afrontar los tiempos difíciles y a estar siempre motivado. 

Según el National Institute of Health, una persona que tiene claro su propósito, tendrá

  • un 50% más probabilidades de ser un líder,
  • hasta 7 años más de vida,
  • 64% más de satisfacción en su trabajo.
  • un 50% menos probabilidad de contraer un infarto o sufrir depresión.
el camino del líder transformacional

Hoy contamos con dos invitadas, que nos ayudarán a sortear este gran reto que se presenta a los líderes en los tiempos actuales: pasar del qué me importa al entusiasmo.

Julia Helena Carrillo es una amiga, parte de nuestro consejo asesor de nuestra empresa. Es empresaria, experta en datos, fundó hace 20 años empresa dedicada a la investigación de mercados con asiento en Quito y Guayaquil, con la que ayudó a muchas empresas a crecer. Recientemente, se fusionó con la multinacional Ipsos.  Esposa, madre y abuela…

Josefa Monge es chilena, abogada. Hace 8 años decidió romper con su promesa de no trabajar nunca con su marido y fundó una empresa que se llama Cumplo y es la plataforma más grande de inversión para las pymes de LATAM. Además es Presidenta del Sistema B de Chile, esposa, y madre de cinco hijos.

¿Cuál o cuáles han sido los hitos en tu vida que hicieron que hoy seas, mujer, madre, empresaria…?

Julia Helena Carrillo:

Son más de dos. Cuando falleció mi padre tenía 11 años. Creo que él intuía que no iba a estar mucho tiempo en mi vida y me preparó para eso. 

Me enseñó a ser cumplida, a hacer las cosas de manera correcta, disciplinada, a que las cosas se obtienen desde la perseverancia y conociendo el objetivo.

Otro hito fue cuándo me enamoré, porque entendí que estaba escogiendo lo que sería mi vida y me tocaba elegir con quién la iba a vivir. Fue un momento importante, que me empoderó como mujer. 

Y también, cuando fui mamá. Pero no cuando nacieron mis hijos sino cuando entendí que ellos eran seres adultos, distintos que yo. 

Muy interesante y nada que ver con tus logros como empresaria, sino que tus cambios surgieron desde tu experiencia humana. ¡Gracias Julia Helena!

Josefa Monge:

Algo que me marcó mucho en mi vida, es la calidad humana de mis padres. Para ambos, el servicio es el centro de sus vidas.  Para mí ha sido un regalo de la vida, que me marcó fuerte. 

Por otro lado, y quizás ha sido por esto que estudié Derecho, es mi apego a la Justicia. Pero con el tiempo y saliendo de ese sentimiento un tanto infantil, pude ver que la injusticia está en todas partes. 

Por último, la maternidad, que me hizo tomar consciencia de que era capaz de un amor que no sabía que era capaz. Extendiendo ese sentimiento hacia lo social, comprendí que los seres humanos ejercemos una especie de maternidad más allá de la maternidad-paternidad propia. 

¿Cuál ha sido tu propósito de vida? 

Julia Helena Carrillo:

Es difícil expresar el propósito porque creo que es algo que se va construyendo en el tiempo. Tiene mucho que ver con tu manera de ver el mundo.

El mío está vinculado con dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontré, dentro de mis posibilidades. 

Josefa Monge:

El concepto que los japoneses llaman Ikigai, me ayudó a estructurar mi razón de ser. Es una intersección entre lo que hago bien, lo que necesita el mundo, aquello por lo que me pueden pagar y aquello que amo. Es decir, entre Misión, Pasión, Profesión y Vocación. Y, descubro, que lo que hago cumple todos estos conceptos. 

A nivel de liderazgo ¿cuál es el propósito que te mueve?

Julia Helena Carrillo:

En el último tiempo, mi propósito ha sido impulsar a las empresas a que adquieran un propósito que las convierta en espacios sociales. Porque es ahí que vamos a lograr la sostenibilidad. 

La sostenibilidad no está solo en lo económico. Somos seres integrales que abarcamos muchas áreas y necesitamos dar mucho más para que todo sea mejor. 

La calidad es un concepto fundamental, pero que surge de la interiorización. Mi propósito como líder es que las personas que trabajan con nosotros y son parte de mi equipo, me sientan parte de su equipo. Que cada día sientan que han aprendido algo nuevo. 

Lo mismo para las empresas que trabajan con nosotros: poder aportar algo para que, como empresas, puedan crecer. 

Josefa Monge:

Mi propósito como líder es inspirar a que las empresas sueñen en grande, que se crean agentes de cambio y sean capaces de movilizar su talento, sus recursos y su innovación al servicio de los grandes dolores sociales y ambientales que tenemos. 

Este propósito me ha dado foco, motivación, un orden, una estructura y ¡me inspira!

¿Cuál ha sido tu aporte, como mujer?

Julia Helena Carrillo:

La capacidad de incorporar muchas mujeres a mi compañía y hacerles sentir que son fundamentales. En la gerencia tenemos un hombre y cinco mujeres. El pensamiento masculino aportó balance, porque nos ha hecho ver otro lado. 

Yo fui la primera mujer investigadora de mercado del país. Todas las demás empresas eran lideradas por hombres. Les invité a que fuéramos un gremio, pero no me vieron como una igual hasta que mi empresa le ganó un contrato gigantesco al más grande. A partir de ese momento, me vieron como una colega importante en el mercado, que estaba cambiando las cosas.

Josefa Monge:

Si bien no me gustan los estereotipos, hay ciertas cosas que evidentemente las mujeres aportamos. 

El liderazgo de la mujer, es un liderazgo más colaborativo, más cuidadoso de las formas y del cuidado de las personas. La condición de dar vida, inherente a la mujer, también se refleja en el tema ambiental. 

¿Cómo está impactando tu propósito en la estrategia de tu empresa?

Josefa Monge:

Cumplo es una plataforma de economía colaborativa que busca los préstamos más justos. Nació del dolor de ver que las personas recibían créditos poco transparentes y con tasas que no reflejaban su riesgo real. 

Vemos a Cumplo como una opción para las pymes que, por alguna razón, no tienen acceso al capital.  Y la falta de acceso al capital está relacionada con la baja tasa de crecimiento de las pymes en LATAM. 

Creo que el propósito tiene que ser lo suficientemente profundo, si bien flexible, para que pueda resistir los cambios. 

¡Gracias, Josefa! 

Nos han llegado artículos periodísticos en los que se analiza el comportamiento y los buenos resultados obtenidos en esta crisis provocada por el COVID, en los pocos países en los que son mujeres las que los conducen. 

¿Por qué crees que será? ¿Qué has hecho, como mujer, para mitigar los daños que esta contingencia ha generado? 

Julia Helena Carrillo:

El tema del liderazgo a nivel político relacionado con el COVID, es algo que habla de dos cosas: 

1 – El número tan bajo de mujeres que al día de hoy presiden países.

2 – Lo bien que esas mujeres han gestionado el tema del COVID.

En las mujeres están muy presente su condición de creadoras, de nutridoras y su capacidad para focalizarse, primero, en las personas. 

Además, estás grandes líderes, han hecho un ejercicio de comunicación transparente acerca de la situación y se expresaron con mensajes claros. 

En nuestra empresa, hicimos algo similar. Nos reunimos y explicamos la gravedad de los hechos, transmitiendo, a la vez, confianza en que la vamos a atravesar. 

Lo importante, creo yo, es actuar en conjunto, como un organismo vivo, y privilegiando a las personas. 

En segundo lugar, la sostenibilidad de la organización porque también va en beneficio de las personas. Cuando la cuestión sanitaria sea superada, quedará la cuestión económica para resolver. 

¡Gracias, Julia!

Desde el liderazgo entusiasta, auténtico ¿cómo podemos crear un mundo que funcione para todos, y no crear un futuro que no funcione para nadie?

Josefa Monge:

Lo que agradezco de este freno que nos puso la historia, es el estar haciéndonos estas preguntas. 

Plantearnos si este consumo desenfrenado que hacíamos es algo sostenible en el tiempo. Por otro lado, la opulencia de algunos, que puede llegar a ser ofensiva para otros. 

Imagino el fin de la opulencia y el inicio de la sencillez. Y deseo que llegue una reflexión de todos sobre qué estábamos haciendo mal.

Para desarrollar el entusiasmo, hemos hablado de encontrar el propósito y descubrir el legado que iremos a dejar. 

Pasar del qué me importa al entusiasmo no es tarea sencilla. Como bien nos mostraron nuestras amigas invitadas, requiere de un trabajo de introspección para lograr conocerse. 

Agradecemos que nos hayas acompañado hasta aquí. Para finalizar, nos gustaría regalarte este pequeño cuestionario, en el que puedes autoevaluar tu liderazgo y ver si has logrado pasar del qué me importa al entusiasmo. 

David Lamka es autor del libro “Las 5 virtudes del líder transformacional”, speaker internacional, co-fundador de Beyond – be extraordinary y se dedica a impulsar a las empresas y personas a desarrollar un liderazgo transformacional para evolucionar y lograr enfrentar los cambios actuales. 

Si quieres saber más puedes visitar nuestra página web www.beyond.ec y si te interesa comprar el libro de David que será publicado en junio 2020, déjanos un comentario y te contactaremos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest