Cuando la incertidumbre te ataca por sorpresa y te encuentra desarmado, eres una presa fácil y, por un tiempo, gana la partida. Hasta que…Pero, déjame que vaya paso a paso.  Ya no esperaba tener un hijo. Hacía cinco años que “no nos embarazábamos”. Mi esposa...

leer más